Cambios físicos durante el embarazo

19 Ago

 

 

 

 

Hola!

Hoy quiero comentarles un poco de los cambios físicos que se sufren durante el embarazo en un proceso normal y que se va desarrollando poco a poco a través del tiempo. No sucede todo a la vez y hay mujeres que no sienten algunos de ellos…

En la piel habrá cloasma, que es la hiperpigmentación o manchas en la cara. Hay que tener mucho cuidado con la exposición al sol, sobre todo cuando nuestro bebé sea niño, debido a las hormonas masculinas que él secreta. No quiere decir que quienes estén esperando niñas estén libradas, eh! Hay también aumento del color (obscurecimiento) de pezones, axilas, ingles y vagina. También ayudan las hormonas masculinas del bebé! A muchas mujeres se les “pinta” una línea morena que atraviesa verticalmente la pancita, puede llegar al pecho o al ombligo, nace desde el pubis. Además puede crecer el vello y aparecer pequeñas verrugas. En los pezones aparecen los montículos de Montgomery que ayudan a mantener los pezones limpios!! (otra maravilla más, cortesía de la naturaleza!)

En cuanto a nuestras hormonas, aumentan la progesterona, gonadotropinas y relaxina. Las primeras 2 son a las que podemos culpar de nuestras náuseas y vómitos “matutinos” (entre comillas porque duran tooodo el día!  jaja).

En el sistema músculo-esquelético hay cambios de ejes en la columna, debido al peso que cargaremos, el arco del pie se cae (pies de tamal!) y tenemos más elásticos los músculos (gracias relaxina!)… aprovechemos para hacer  yoga!

Hablando del sistema digestivo podemos decir que el pH de la boca nos cambia, por lo que hay que tener cuidado con las caries! También nos aumenta la gingivitis y gingivorragia (encías inflamadas y encías sangrantes)… hasta se le llama “cepillo de dientes rosa”, y esto también se acompaña de sensación de dientes flojos. La digestión se hace más lenta y nos favorece (además del espacio que ocupa el bebé) a que haya más agruras, acidez o pirosis (es lo mismo), reflujo y estreñimiento.

Con respecto al sistema circulatorio: aumenta el volumen de sangre, el corazón se lateraliza por la presión del diafragma, podemos sentir taquicardias (aumento de la frecuencia cardiaca) transitoriamente, las paredes de las venas se relajan (otra vez, la culpable es la progesterona) y ésto hace que haya mayor riesgo de várices. La circulación de las piernas se dificulta (con todo esto, cómo no!). Aparece la red venosa de Haller en el pecho. Hay más propensión de hemorroides y várices vaginales. Además del aumento de calambres musculares.

En el sistema respiratorio los cambios se dan cuando ya está más avanzado el embarazo pues el bebé ocupa mucho espacio y no deja que los pulmones se expandan adecuadamente y por esto se disminuye la capacidad pulmonar hasta un tercio (aunque muchas lo sentimos más al final!), y por la necesidad de mayor oxigenación por esta causa, hay respiración agitada por cortos periodos.

Y se preguntarán, cuáles son las cuestiones positivas?!?!? jaja… cualquier mamá les puede decir!!

Sentir a tu bebé moverse, esas pataditas mágicas que te hacen sentir acompañada y en una comunión tan única con tu bebé, valen tanto la pena! Saber que dentro de ti se está formando un ser humano único y especial. No sentirte sola! Sabes que tu bebé está siempre contigo!

Uy, tantísimas cosas maravillosas!

Pd. mi fuente para este resumencito lo saqué del que me dieron mis doulas de Nacer en Plenitud 😉

Gracias por leer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: