Archivo | Cuidados a bebés y niños RSS feed for this section

Cómo preparar al primer hijo para la llegada del hermanito

18 Feb

Ya mi chiquitín cumplió 6 meses y hoy me encontré a una mamá que está por tener su segundo bebé por lo que me pidió consejo para preparar a su primera nena para recibir al hermanito y que el “golpe” sea menor.  Se me hizo buena idea compartirlo con ustedes también, y estará padrísimo si comentan sus propios tips para enriquecernos todos!

Primero que nada se me hace muy importante poder incluir al primogénito en todo lo que hacemos, desde lavar la ropa del bebé en camino hasta los baby shower.

Debemos también decirle a nuestros hijos la verdad acerca de los bebés: no viene un hermano en camino que va a jugar con ellos, es un bebé que llora, que necesita de su mamá, que duerme mucho (y hay que dejarlo dormir), que se baña en su tina, que no sabe caminar, que no sabe comer dulces ni comida de “niños grandes”, que hay que cargarlo…

Además no se ustedes, pero yo me he dado cuenta que los niños chiquitos (2 a 5 años) aman ayudar a sus papás, esto podemos usarlo en nuestro beneficio una vez que llegó el bebé. Se puede involucrar muy fácilmente al primero en el cuidado del segundo: “chiquita, me puedes traer un pañal para tu hermanito?”, “ayúdame por favor y avísame cuando lo oigas llorar y corre a decirle que aquí estás, que no necesita llorar”… cosas así que lo hagan sentir importante e incluido en el nuevo proceso.

Otra cosa que sirve es comprarles un muñeco, bebé, y enseñarles los cuidados que necesitará su hermanito, ponerle pañales (de tela es buena opción), cambiarles la ropa, “dormirlos”, etc. para que vayan sabiendo lo que viene en camino.

Una cosa que yo hice, que se que no todas podrán hacer por las diferentes maneras de parir y facilidades, pero que si pueden se los recomiendo, es que no pasen mucho tiempo en el hospital con el segundo bebé, el primer hijo está esperando su llegada en casa. Yo siempre he bañado a mi niña, incluso el día que me despertaron las contracciones, ese día había yo bañado a mi chiquita, a las 5 am nos fuimos al hospital mi marido y yo, a las 9.10 nació el bebé y regresamos a las 4 pm con nuestro nuevo bebé a “hacer familia” con la grande… y ese día a las 8 pm la bañé como todos los días! Le sirvió mucho esa continuidad de rutina, le dio seguridad.

Si estamos pensando en meter a nuestro grande a la escuela, es importante hacerlo ANTES de que llegue el hermanito, si no, sentirá que quien lo “quitó” de su casa, de su cercanía con su mamá, será el hermanito, y eso no es bueno para nadie, mucho menos para la armonía familiar.

Recuerdo que desde hace años, una amiga mía me dijo que la mayor recomendación de su madre había sido que el hermanito trajera consigo un regalo al hermano (o hermanos) mayor para que se sintieran importantes. La verdad es que yo pensé en todo tipo de cosas, iban desde carísimos regalos hasta una muñeca o bebé, pero en realidad jamás compré nada, de tanto planear no hice eso… y de regreso del hospital me acordé, así que paré en la farmacia y compramos un kiss de esos grandotes (mi nena AMA los chocolates) y se lo regalamos a nombre de su hermano. Con decir que 6 meses después se acuerda del chocolatote! Y siempre dice que su hermano se lo regaló! Punto a nuestro favor 😉

Y bueno, ya a la llegada del bebé es importante contestar a todas sus dudas de manera sencilla pero siempre amorosa, es obvio que si uno mismo tiene dudas, los niños más! Son curiosos por naturaleza. Yo se que no siempre es fácil, pero también hay que tener una especial paciencia en esta etapa de cambio. ¿Saben qué me movió muchísimo a mi? Un día que leí que para el primer hijo era un shock tan fuerte el ver llegar al hermanito como si tu pareja llegara y te dijera “Amor, ella es mi nuevo amor, las amo a las 2 por igual y de ahora en adelante vivirá con nosotros. Le tendrás que prestar todas tus cosas, porque son de las 2. Verás cómo la amo a ella también, cómo la beso y la abrazo, la chiqueo, etc.” Sentí tan feo de imaginarme que mi nena estaría pasando por eso… pero finalmente pues es un trago que todos los que tenemos hermanos menores pasamos. Esto no quiere decir que no podamos hacerlo más armonioso. Y el resultado, un amor de hermanos que crece día con día, no tiene igual!

Y bueno, de los mejores productos para facilitarte la vida, a mi manera de ver, es el fular rebozo koalín, que te deja tener libertad de movimiento con el grande mientras el pequeño está bien cuidado a tu lado! Lo super recomiendo!

Aquí mis hijos cuando el chiquito tenía menos de una semana:

Amor de hermanos

 

Gracias por leer, se aceptan sugerencias!

El papel del papá en el parto

18 Dic

Llevo más de 3 años en esto de la maternidad, de la preparación al parto, de los blogs de crianza, apego, lactancia, parto… y generalmente siempre se habla del rol de la madre, de la fuerza femenina, de la violencia obstétrica, etc. Pero en realidad pocas veces he leído del importantísimo papel del papá y por esto quiero dar mi punto de vista.

Cuando entré a mi carrera – no se si ya les había comentado esto – yo quería ser ginecóloga, era mi sueño! Tuve eso en mente hasta que me tocó ser quien recibiera al bebé. Fui pasante en una clínica del seguro (IMSS), estaba yo en 6to semestre (si mal no recuerdo) y estuve un mes de “preguardias” en un hospital donde me “enseñaron” en práctica a recibir bebés. Es la típica escena que uno ve hasta en películas, la mujer acostada, en silla ginecológica, la luz muy fuerte, el anestesiólogo, ginecólogo, pediatra, enfermera (o en defecto de todo ello, los internos y pasantes en caso de hospitales de gobierno), pero más importante: la mamá sola!! Y bueno, qué decir que cuando nace el bebé, se lo lleva el pediatra, le hacen todo lo que le “tienen” que hacer, se lo enseñan a la mamá y lo dejan en cunero, solito.

¿Qué hizo esto en mi vida? Me quitó todas las ganas de ser ginecóloga. Algo se rompió en mi, no supe qué, hasta después, ya que me tocó ser la mamá entendí que el quitarle a una mamá a su bebé es algo que no va conmigo, y ver a una mamá sola parir a un bebé (entiéndase sola= sin su pareja) tampoco!

Me parece importante destacar aquí que el papel del papá debe ser de pilar, de estar, de apoyo incondicional, entregado, compañero y amor para su pareja cuando éstos, a su vez, están recibiendo a su bebé, JUNTOS ya que juntos lo procrearon, juntos deben recibirlo. El papá otorga fuerza, paz, compañía a la madre. Le da confianza a ella y a él le regala lo más preciado: admiración por su pareja de su capacidad de dar vida. Nunca volverá a ver a esa mujer igual. Habrá una admiración por ella que es única. Que yo considero que se ha perdido y debe fortalecerse. Si un hombre no ve a su mujer parir, se pierde de esa admiración por ella que el día de mañana les dará fuerza para lo que les traerá la vida, para mantenerse juntos, criar a sus hijos y amarse más, por ellos, por su familia, por su pareja, por su unidad.

Papá en el parto

Papá en el parto

En la sociedad que vivimos, machista, falta que el hombre valore a la mujer. Creo que si todos los hombres vieran a sus bebés nacer y reconocieran la valentía de su mujer al parir (sin importar si es parto o cesárea), serían muy diferentes las relaciones de pareja, habría más amor entre ellos. Al parir estando tu pareja contigo se crea una complicidad que no se puede romper tan fácil.

Como ya les comenté, la semana pasada mi hermana se convirtió en mamá. Deberían de ver a su marido después del parto, la ve diferente, con admiración y con respeto que sólo esa experiencia le podría haber dado. No quiero decir que no la admirara ni amara antes, pero maduró, esa mirada es diferente, hay más complicidad, entrega y respeto mutuo.

¡Para mamá es necesario tener a ese pilar suyo en la vida, para papá es necesario verse nacer padre, convertirse en padre de esa criatura, verla a ella convertirse en mamá y saberse parte de ese proceso de convertirse en familia! (sin importar si es el primero, segundo, tercer bebé)

Papás: no se pierdan esa experiencia.

Mamás: déjense acompañar.

¿Qué opinan?

Gracias por leer

Mi niño tiene displasia de cadera

5 Nov

Hola!!!

Hace mucho ya que no estaba por aquí compartiendo. La verdad es que tengo muchos escritos en mente que quiero compartir con ustedes, tantos, que a veces no se con cuál empezar! Pero me puse a responder comentarios atrasados y se me vino a la mente contarles que esta semana por fin llevamos a nuestro nuevo bebé al ortopedista a revisar. Resulta que tiene displasia de cadera, bilateral. Esta vez sólo es eso, no está luxado.

Les confieso que yo estaba muy tranquila de que no tenía nada, el pediatra lo revisó desde el día que nació, luego a los 7 días, al mes y a los 2 meses y nada! Nunca encontró nada. Tan confiados estábamos de que no tenía nada que por poco y no lo llevamos al ortopedista. Pero más vale, tiene genética y con eso no se juega… así que le sacaron la radiografía y lo revisaron… y la revisión fue normal! Pero la radiografía no. Fue solo hallazgo radiográfico… se las presento:

Displasia de cadera bilateral

Una parte de mi se puso feliz!! La verdad es que no era algo que me preocupara para nada, si teníamos que usar el arnés de nuevo no me afectaba, de hecho lo tengo guardado, se perfectamente qué hacer, el pronóstico, etc. Otra parte de mi se sintió decepcionada. La verdad es que no se ni porqué pero así me sentí. No se si fue porque ya estaba yo muy confiada de que no tenía nada en las revisiones previas, o porque sabía que sus factores de riesgo eran menores. No lo se, pero me enojé internamente (nadie se dio cuenta de mi enojo).

Total que el tratamiento con este chiquitín es muy leve, sólo tengo que procurar no cargarlo con las piernitas juntas, usar lo más posible mi rebozo koalín y llevarlo a revisar en 6 meses más. Y bueno, aprovecho también a comentarles que aunque sus bebés no tengan displasia congénita, nosotros podemos provocarla si no tenemos cuidado, chequen este link .

Ahora después del sentimiento que me dio la noticia, les puedo decir que realmente los sentimientos encontrados que tenemos cuando recibimos una noticia de estas no están condicionados a si ya pasamos o no por esta misma experiencia. Creo de hecho que la noticia con mi niña me provocó menos coraje que esta vez! Les digo que me sorprendió. Pero ya ahorita estoy muy tranquila y se que no va a haber menor problema porque si lo de antes era cruzar el océano ahora es cruzar un río pequeño. Estamos preparados, listos, en sintonía, y como siempre que hay un evento así en una pareja que se ama, estamos más unidos y comprometidos con nuestra familia.

Gracias por leer!

Espero sus comentarios!

 

Segundo bebé con problemas de cadera?

1 Jul

Hola! Hace mucho que no escribo, he estado como loca con todo en la casa, el trabajo, mi nena, el embarazo… Pero como ya empezó mi incapacidad, aquí ando de nuevo!

El otro día llevamos a la nena a su control de su cadera, ya desde hace un año nos la habían dado de alta, pero de todos modos es necesario seguir en observación anual unos años más… además de la cadera le revisaron sus pies (yo tenía el temor de que tuviera pie plano, pero no!!) y el doctor no perdió oportunidad para recordarme que este nuevo bebé que viene en camino también debe ser revisado a la brevedad, así que cuando nazca y estemos un poco más acoplados, será hora de llevarlo a sacar su radiografía y valorar si tiene o no su caderita luxada.

Lo he pensado muchas veces, tiene 25% de probabilidad de presentarla, pero la verdad ahorita ya con la experiencia que tengo de lo que se trata, viendo lo bien que le fue a mi nena y lo acoplados que estuvimos los dos papás y demás familiares en llevar a cabo su tratamiento como se debía, no me da el más mínimo temor de empezar a usar el arnés otra vez. De hecho hasta lo guardé por lo mismo!

Pero bueno, sea o no que tenga la luxación y displasia, voy a aprovechar para tomar videos de cómo poner el arnés, bañar al bebé, cargarlo, etc… todas las dudas que han salido a lo largo del tiempo que tiene mi blog, y que he visto que son muy frecuentes, quiero ayudar a más y más papás que se encuentran en la situación que yo ya viví. Es importante que ante esta cuestión estemos tranquilos y podamos ayudar a nuestros hijos lo mejor posible.

Por lo pronto, les agradezco mucho su lectura y les mando un gran beso!

Cómo poner límites?

1 Feb

Como ya les he comentado anteriormente, trabajo en un colegio, y aquí convivo con más de 3 mil niños diario, desde los 2 años 8 meses hasta los 19 años de edad.

Qué observo? Uf, si les contara! Entre todo lo que puedo comentar, es un tema que como mamá que ha decidido criar en apego, me resulta un tema con mucha contradicción: cómo ponerle límites a los hijos?

Obviamente entre tantos alumnos, uno observa de todo, desde los que realmente son bien educados y comportados hasta los que creen que uno está aquí a su merced sin siquiera merecer un “por favor” y un “gracias”. He visto cómo les hablan los hijos a los padres, con aquel despecho y coraje que no puede uno creer que un hijo lo pueda sentir por una madre… pero pues sí los hay!

He visto que los papás tienen muchos problemas para poner límites y establecer fronteras, y también he escuchado a los hijos que lo único que quieren es que sus papás les digan que “no”.

Por esto mismo me cuestiono mi manera de actuar con mi nena, cómo establecer un balance. Es una niña tranquila, no es la típica que hace berrinche en el restaurant o en el super y hay que salir de ahí  con el niño en brazos ante la mirada de todos por el escándalo. Sí de pronto se hace notar y exige atención, obvio! Pero gracias a Dios (y supongo que a la educación que hemos decidido darle), es una niña que se siente amada. Sí le decimos que no a las cosas que no están bien, todavía no tiene un año y siempre da gracias (aunque yo no se lo recuerde) y el por favor y a lo entiende perfecto! (ese sí se lo recuerdo siempre todavía).

Pero por todo ésto, y porque sé que no soy la única mamá con estas dudas, les quiero compartir el punto de vista de la experta!

Poner límites

Cuando yo era niña, era el reinado de los padres. Toda su autoridad se hacía sentir sobre los niños y no había manera de discutir nada. El argumento era siempre, ¡Quiero que hagas las cosas así, simplemente porque yo lo digo y no hay discusión!

niño sentado

Cuando yo tuve hijos, fue el reinado de los hijos. Los educadores y formadores, se orientaron más hacia el respeto a los niños, a dejarlos expresarse, a que pudieran SER y a cuidar que no fueran a experimentar los traumas y las frustraciones que la educación autoritaria había producido.

Ahora observo, mamás y papás que adoran a sus hijos, pero que tienen miedo de poner límites. Es algo así como una línea muy delgada entre: “Hasta dónde le permito para que no se enoje y yo no me sienta culpable…”

Encuentro a papás agotados porque acaban convirtiéndose en los esclavos de sus hijos. No importa qué edad tengan ni unos ni los otros. Se reproduce en todos lados. Muchas veces los hijos se vuelven unos pequeños tiranos. Esto además causa problemas y tensiones entre los padres.

Yo he encontrado que lo que está por debajo de ese miedo a poner límites tiene muchas veces que ver con un miedo a que si lo corrijo o lo regaño, puede ser que no me quiera tanto… que no me considere tan buena (o), o que se enoje conmigo…

La buena noticia para todos los papás es la siguiente:

Poner límites le da seguridad a sus hijos!!!

niño comiendo

Poner límites, le produce una frustración momentánea al niño o niña, pero lo contiene!!!

Poner límites, envía el mensaje de TE QUIERO!!!

Han visto ustedes a un niño(a) que hace un berrinche por horas??? Estoy amplificando, no son horas desde luego, pero sí puede ser algo muy largo! Qué está sucediendo con ese niño(a) a quien no se le detiene? Dentro de él o ella, va creciendo un enorme rencor hacia papá o mamá, empieza a desarrollarse una furia que no sabe cómo contener, porque nadie lo detiene!

Qué preferimos, parar el berrinche pronto y pasar a otra cosa, o dejarlo a que su sentimiento de enojo crezca y crezca? Desde luego que detenerlo!

Podemos decirle: “Entiendo que estés enojado(a), pero esto es lo que vamos a hacer ahora”!

Cuando decimos “Entiendo“, ayudamos a bajar la tensión y a que se sienta comprendido(a), y es diferente a si decimos: “Me tienes harta y no puedo entender qué quieres”!

Otro recurso fallido, es preguntar: Por qué hiciste esto? Si alguien nos pregunta a nosotros, por qué lo hiciste, lo más probable es que no lo sepamos, y tampoco nos sirve de nada saber: ¡porque quise hacerlo! La pregunta sería siempre: Para qué lo hiciste? Eso nos permite tener más elementos de análisis.

Queremos que la personalidad de nuestros hijos florezca y nosotros como padres no queremos impedirlo, queremos que sean felices, queremos que tengan tolerancia a las frustraciones, que no tengan miedos, que sean personas valiosas, que tengan seguridad en ellos mismos… y también como padres, queremos gozar de nuestras propias vidas, armonizando la educación de nuestros hijos con nuestro propio crecimiento personal, nuestro entorno, nuestras relaciones… queremos llegar a nuestro hogar y saber que hay armonía, que la convivencia es agradable… aprendamos entonces a poner límites razonables, de manera que nosotros queramos llegar a nuestra casa, que podamos convivir con nuestros hijos y que ellos florezcan y saquen sus recursos personales para ser felices en la vida.

Estoy segura de que ustedes conocen muchas personas muy valioso(a)s, pregúntense:

¿se formó en base a que nunca lo contradijeran?

Heidi Rangel Knoderer

Psicoterapia Breve

facebook: psicoterapia.breve.online

Qué opinan?

Gracias por leer!

Sueña nena mía, sueña y vuela!

16 Ene

Hace unos días, terminando de bañar a mi nena, me pidió ir a “casita de Omi” (de su abuela). Ya estaba lista para irse a dormir, era domingo y al día siguiente había escuela (para ella y para mí). Me hubiera encantado poderla llevar, ama estar con su Omi, jugar con ella, platicarle, brincar, bailar y que la apapache… pero no se podía, no en ese momento. Entonces sólo se me ocurrió decirle “Claro que si nenita, ahorita que te duermas, puedes ir en tus sueños a casita de Omi, puedes ver a tío Santi, estar con los cachorritos (5 hermosos golden de 6 semanas!), bailar y brincar, papá y mamá pueden estar contigo ahí si quieres. En tus sueños puedes lograr lo que tú quieras! Te puedes ir volando, puedes correr, puedes brincar o puedes bailar hasta llegar a casita de Omi” y me veía muy atenta, yo quiero creer que si me entendió. Quiero creer que puedo inculcarle a mi niña a soñar tan grande y tan alto como su imaginación, y que ésta crezca con cada sueño.

Estoy convencida que los sueños son el gran instrumento de superación y supervivencia, debemos enseñar a nuestros niños a soñar!!

Quiero dejarlos con una excelente aportación de Heidi Rangel:

Los niños y niñas con grandes sueños, son los visionarios del mañana

las niñas con sueños

Ciertamente, que el día a día puede ser agotador y que, por más que nos propongamos estimular a nuestros hijos para desarrollar sus capacidades y talentos, nos rebasan las actividades cotidianas.

Hace poco, leí que Steven Spielberg tuvo una mamá que le permitía rallar las paredes de su casa para que él pudiera “expresar” y desarrollar su creatividad!

Desde luego que, la mayoría de nosotras no estaríamos dispuestas a ofrecer nuestras paredes o nuestras cocinas, para ver si nuestros hijos e hijas acaban convirtiéndose en genios del arte o de la ciencia.

Pero hay cosas que sí podemos hacer, podemos destinar un espacio aunque sea pequeño para que jueguen con plastilina en una tablita, para que armen Legos, para que pinten con crayolas, peguen estampas, que tengan un pizarrón en donde puedan rallar y borrar con gises, que conozcan diferentes texturas y materiales y sobre todo, permitirles que tengan grandes sueños….

Dejarlos y estimularlos para que su imaginación vuele y creen mundos.

Vigilemos nuestros propios miedos.  Cuando tememos que si son demasiado soñadores, serán poco aterrizados en la realidad, es nuestro miedo quien habla.

Quien visualiza con la emoción con la que lo hacen los niños, está creando.

Dejemos que ellos lo hagan.

Celebremos sus logros por pequeños que sean.  Cuando los celebramos, los hacemos sentir importantes y queridos.

Pero por sobre todo, digámosles continuamente que son: hermosos, buenos e inteligentes.  Te imaginas TU, mamá o papá, cómo serías y cómo te sentirías si a ti te hubieran educado así? No tendrías límites autoimpuestos y te sentirías seguro(a) y confiado(a) a más no poder.  Con una certeza interior, de que no hay nada que no puedas realizar!

Construir la autoestima de nuestros niños es quizás una de las obras más importantes que realizaremos en nuestra vida.  Formar a una persona, no es un hecho menor.  Tiene un gran sentido.

mesa pizarrón

 

Heidi Rangel en: www.heidirangelk.com

www.facebook.com/psicoterapia.breve.online

twitter @heidirangelk

El punto de vista de la abuela con respecto a la displasia

10 Ene

Les quiero compartir un escrito que hizo mi mamá al leer varios de los comentarios que han puesto ustedes en éste blog y en la página del facebook. Me parece muy importante que le den una leída y opinen porque está escrito desde la perspectiva de otro miembro de la familia, no sólo es verlo desde el punto de vista de los padres.

Estoy muy feliz de que ya hay tantos y tantos comentarios respecto a las familias que han contado su experiencia de éxito!! Los invito a leer los comentarios de los artículos, son realmente enriquecedores!

Hola, yo soy Heidi, la abuela de Regina

A todas las mamás que comparten con mi hija Karina, la misma condición, una niña o niño con displasia de cadera, les puedo compartir mi experiencia y lo que yo viví y vi desde afuera y que considero que les puede servir a todas y todos ustedes:

1.- Los papás fueron sumamente disciplinados y rigurosos en el uso del arnés

2.- El rebozo (Koalín) que utilizó la mamá, reforzó los resultados

3.- En todo momento mantuvieron la serenidad (durante todos los meses del tratamiento)

4.- Aunque Karina es médico, siempre se apoyaron con el especialista

5.- Toda la familia colaboró para respetar el proceso

6.- Quienes estuvimos más cercanos a Regina, aprendimos a cambiar el arnés, pero nunca lo hicimos a menos que fuera estrictamente necesario

7.- Siempre hablamos con toda naturalidad del asunto, entre nosotros y con las demás personas

8.- No nos dejamos llevar por los comentarios negativos o dudosos de personas que tenían sus reservas acerca de la efectividad del método

9.- Nunca tuvimos “lástima” de Regina

10.- No entramos en pánico cuando tuvimos la noticia inicial por parte del pediatra

11.- La condición de Regina, no impidió ejercer la labor educativa como con cualquier niño normal, es decir, se le pusieron límites, cuando había que ponerlos y cuando era NO, era NO.

Hoy Regina es una niña que corre, juega, sube, baja…. no tiene ninguna secuela ni física ni psicológica, es una niña feliz y segura de sí misma.

Niña sana

Espero que esto les sirva a abuelos y padres y, que como en todo, la manera en como tratemos la situación, repercutirá de manera importante en la autoestima del niño o niña.

Heidi Rangel en:

www.heidirangelk.com

psicoterapia breve

twitter @heidirangelk

mejora tu negocio, en tiempo récord… sin excepción

El mejor zapato para tu bebé

1 Oct

Ayer fuimos a consulta con el ortopedista. Fue la consulta de control de mi nena porque ya camina. Desde octubre que no la veía, aquella cita donde nos dijo que ya estaba bien de su caderita peeeero que necesitaba revisarla nuevamente al caminar… Me acuerdo que en ese momento fue un sabor agridulce, de no saber si ya era un definitivo “esto no volverá” o era un “esperemos a ver si camina bien o hay que hacer algo más”.

Esta vez fue diferente, fue un “ya no tiene y no volverá, es un problema que quedó en el pasado”… Ya sabrán lo que sentimos! LIBERTAD, SATISFACCION, AGRADECIMIENTO y AMOR!!

Esta consulta, a la que mi nena entró caminando al consultorio, fue para platicar, en mayor grado, acerca de los zapatos ideales que debíamos comprarle… “Yo digo que las mamás deben elegir la ropa del bebé de la rodilla para arriba, y los papás, de la rodilla para abajo” jajaja, eso dijo, literal! Luego nos lo aclaró bien: “Mamá elige moda, no comodidad, y para un bebé que está aprendiendo a caminar (no sólo el que tuvo luxación y displasia, sino todos los bebés), lo mejor es la comodidad, la seguridad”. TENIS es el zapato ideal. No el típico zapato “ortopédico” que antes se creía idóneo. Lo que necesita el bebé es:

  1. Suela de goma, que no se resbale
  2. Sostén y firmeza (ya sean agujetas – cintas – o velcro, pero que le abracen el pie)
  3. Flexibilidad de la suela (si podemos doblar el zapato con dos dedos, ese es el elegido! Si no, el bebé no podrá caminar adecuadamente).
  4. Siempre usar calcetines (nada de huarache o crocs porque el pie suda y no hay “agarre” del pie al zapato, lo que hace el paso más inestable).

Este es el zapato que NO se debe usar!

 

Idealmente los tenis son los mejores zapatos para aprender a caminar!

Además es importante saber que un niño no “aprende a caminar” en el momento que es capaz de dar sus pasitos, sino que su aprendizaje termina a los 6 años!! Está listo cuando ya sabe caminar con los dos pies hacia el frente y hacia atrás, brincar en dos pies y sobre cada uno independientemente, caminar en puntas, en talones… por eso es que los niños antes de los 6 años tropiezan y caen fácilmente y es importante tener estas consideraciones al comprarles zapatos durante todos estos años!!

Bueno, pues eso me pareció digno de compartir con ustedes!

Espero que estén muy bien… vaya que me había tardado en escribir!

Gracias por leer!

Y después de Pavlik… qué?

26 Ene

Justo hoy venía pensando en todas las mamás y todos los papás que me han dejado sus comentarios en mi post de Arnés de Pavlik… todos aquellos que han o están pasando por el momento de la incertidumbre de no saber qué pasará con sus bebés una vez que tienen el diagnóstico de luxación y/o displasia de cadera y está en tratamiento.

Será que mi bebé podrá gatear? Será que podrá caminar?

Yo les confieso que sabiendo que mi bebé ya estaba dada de alta, seguía con esa duda en el corazón. El cómo sería, si podría gatear, si se desarrollaría como normalmente lo hace un bebé… si se cumpliría mi sueño de ver a mi bebé cual Speedy González por todo el piso de mi casa, gateando y descubriendo su mundo, su hogar…

Yo se que el desarrollo de cada bebé es diferente, que cada uno tiene sus tiempos, pero aún así, cuando cumplió 6, 7, 8 meses y sólo se “mecía” sobre sus 4 extremidades pero no gateaba, dudaba yo el que lo lograra. Mi corazón de madre preocupada le ganaba a mi razón de médico. La voz de mi mamá diciéndome “está a días de empezar a gatear” me resonaba en la cabeza mientras mi corazón preguntaba “cuándo?”

Además de que estaba yo por empezar mi nuevo trabajo y me moría de ganas por verla gatear esos primeros pasitos… pero por unas o por otras, me los perdí… peso que se aminoró al saber que lo logró! Que empezó a gatear 2 días después de que entré a trabajar. Estaba ella en casa de su abuela, mi mamá, y se arranco, pudo coordinar sus 4 extremidades… y su caderita estaba perfecta para que ella descubriera el mundo a cuatro “patas”!

ya gatea!

Sentí un peso enorme que se me quitaba de encima, me recriminé a mi misma de no confiar, pero lo bueno es que sucedió… comenzó a gatear y ahora no hay quien la detenga! Ya además se agarra de todo mueble a su alcance, para pararse e inclusive baila!!

Invito a todos los papás que estén en esta situación o una parecida, a que nos compartan sus historias de bebés que han sobrepasado, cual guerreros, las primeras pruebas que la vida les ha puesto enfrente!

Saludos y gracias por leer 😉

Arnés de Pavlik

25 Nov

Arnés de Pavlik para displasia y luxación congénita de cadera

El arnés de Pavlik es un aparato ortopédico para ayudar a corregir la luxación y displasia congénita de cadera. Su historia aquí no nos indica nada ni nos hace falta saberla porque estoy dirigiéndome a los papás cuyos hijos tienen que usarlo.

Qué es lo que quiero comentarles?

Su importancia en la colocación, cómo se pone, cómo amamantar al bebé que tiene puesto su arnés, como bañar al bebé… etc… preguntas que surgen a cualquier padre que se encuentra en este caso. Porqué lo hago? Porque sé de lo que hablo, porque mi niña lo usó casi 6 meses y porque me he dado cuenta que en la red hay poca información al respecto.

Siéntanse en confianza de preguntar lo que me haga falta mencionar aquí!

Porqué importa que esté bien colocado el arnés?

Simple y sencillamente para que sirva, que haga su trabajo de colocar el fémur dentro del acetábulo y que le de movilidad al bebé al mismo tiempo. Si está mal puesto el arnés, no nada más no hace su trabajo, sino que puede llegar a lesionar los nervios y vasos sanguíneos que pasan atrás de la rodilla, además de no favorecer a la adecuada formación del acetábulo en caso de que haya displasia. (Si mi explicación fue muy médica, házmelo saber por favor!)

Cómo amamantar al bebé que tiene puesto el arnés de Pavlik?

Fácil, la posición de mamá acostada al lado del bebé es muy accesible porque el bebé si puede ser acostado de lado, las piernitas, al estar móviles dentro del arnés, pueden casi juntarse y acomodar al bebé de lado para que quede pechito con pechito de la mamá. También es fácil hacerlo en la posición tradicional de mamá sentada, o incluso la posición de balón de futbol. Lo importante aquí, más que nada, es la lactancia, continuarla para seguir fortaleciendo ese vínculo afectivo tan importante, ya que al tener el bebé su arnés puesto, muchas veces la mamá se siente débil emocionalmente creyendo que su bebé también lo está, y el vínculo al amamantar los fortalece a los dos!

Cómo baño al bebé si tiene puesto su arnés?

Este es un punto que a mi, en lo personal, me costó mucho trabajo. La indicación era no retirar el arnés, en 6 semanas, ni para bañarla! Imaginarme que no iba a poder bañar a mi nena por más de 6 semanas!! Sufrí por ella… su baño diario la relajaba delicioso y nos ponía en un mood previo a dormir… uf! Pero aprendimos entre mi marido y yo a bañarla… al menos lo más posible. Le lavábamos la cabeza y la carita como si estuviera en el salón de belleza, lavábamos sus manitas y los brazos hasta los codos, para no mojar ni el arnés ni la playera. El resto del cuerpo no lo lavaba. Sólo utilizaba algodón húmedo o toallitas húmedas para pasárselas por el resto del cuerpo, teniendo especial cuidado con los pliegues (axilas y cadera). Es importante hacer énfasis en no dejar húmeda la zona ya que pueden desarrollarse hongos! Hay doctores que aconsejan el uso del talco, hay otros que no. Nosotros nunca lo usamos, preferí darme a la tarea de secarla perfectamente, pero es decisión de cada quién.

 Cuánto tarda un bebé en acostumbrarse a traer puesto el arnés?

Mientras más pronto se lo pongas, más pronto se acostumbra. El bebé recién nacido, o dentro de sus primeros 2 meses de vida, está acostumbrado a sentirse restringido en sus movimientos debido a que así lo estuvo los últimos meses en el útero, pero ya un bebé más grandecito tarda más tiempo en acostumbrarse. Y bueno, obvio como papás, lo sufrimos mucho! Pero algo que a nosotros siempre nos funcionó fue pensar siempre “es por su bien”.

Cómo meto a mi bebé en la silla para el coche?

No representa ningún problema acomodar al bebé en su silla para el coche (o huevito, como a veces le llaman). Las piernas están separadas y los tirantes son flexibles, por lo que puede ir el cinturón de seguridad de la silla, encima de los tirantes del arnés. A lo mejor habrá que aflojarlas un poco más, pero es todo.

Cuál es la mejor manera de cargarlo?

Yo recomiendo al 100% el koalín (fular, rebozo elástico) ya que por la posición, las caderas continúan separadas, no hay problema en acomodar al bebé dentro del koalín, al contrario! Le beneficia al bebé y a mamá por su cercanía, exterogestación, ayuda al sueño, ayuda a la autoestima, ayuda a tantas cosas!! entre ellas al correcto desarrollo de la cadera (y mamá tiene manos libres!)

Cómo se viste a un bebé que tiene puesto el arnés de Pavlik?

Uf, con práctica! jajaja. Primero que nada, es un trabajo en equipo, papá y mamá. Nosotros siempre hicimos lo siguiente: papá sujeta las piernitas para que no pueda moverlas, mamá desabrocha las correas superiores y hace el cambio de la pañalera (camiseta interior), vuleve a colocar las correas superiores y así papá ya puede liberar las piernas. Mi truco estaba en medir las correas superiores para que no se movieran los ángulos. Lo medía con los dedos, lo ancho de los dedos en la zona de cierre, pero también se puede poner un segurito o una puntada con un hilo de color contrastante en la zona donde se debe de cerrar.

Se que hay mucha gente que está en la misma situación que estuvimos nosotros, la luxación y displasia congénita de cadera es la patología congénita más frecuente. Somos muchos papás que hemos tenido el reto de sacar adelante a bebés con ella, así que me gustaría poder ser un apoyo, me gustaría que todos supieran que no están solos!

Los invito a hacerse de éste, su espacio para comentar, para sacar dudas al sol, para quejarse, para acompañarse…

Mientras, les mando un gran abrazo y les agradezco por leer y por enriquecer con sus experiencias!

A %d blogueros les gusta esto: