Mi niño tiene displasia de cadera

5 Nov

Hola!!!

Hace mucho ya que no estaba por aquí compartiendo. La verdad es que tengo muchos escritos en mente que quiero compartir con ustedes, tantos, que a veces no se con cuál empezar! Pero me puse a responder comentarios atrasados y se me vino a la mente contarles que esta semana por fin llevamos a nuestro nuevo bebé al ortopedista a revisar. Resulta que tiene displasia de cadera, bilateral. Esta vez sólo es eso, no está luxado.

Les confieso que yo estaba muy tranquila de que no tenía nada, el pediatra lo revisó desde el día que nació, luego a los 7 días, al mes y a los 2 meses y nada! Nunca encontró nada. Tan confiados estábamos de que no tenía nada que por poco y no lo llevamos al ortopedista. Pero más vale, tiene genética y con eso no se juega… así que le sacaron la radiografía y lo revisaron… y la revisión fue normal! Pero la radiografía no. Fue solo hallazgo radiográfico… se las presento:

Displasia de cadera bilateral

Una parte de mi se puso feliz!! La verdad es que no era algo que me preocupara para nada, si teníamos que usar el arnés de nuevo no me afectaba, de hecho lo tengo guardado, se perfectamente qué hacer, el pronóstico, etc. Otra parte de mi se sintió decepcionada. La verdad es que no se ni porqué pero así me sentí. No se si fue porque ya estaba yo muy confiada de que no tenía nada en las revisiones previas, o porque sabía que sus factores de riesgo eran menores. No lo se, pero me enojé internamente (nadie se dio cuenta de mi enojo).

Total que el tratamiento con este chiquitín es muy leve, sólo tengo que procurar no cargarlo con las piernitas juntas, usar lo más posible mi rebozo koalín y llevarlo a revisar en 6 meses más. Y bueno, aprovecho también a comentarles que aunque sus bebés no tengan displasia congénita, nosotros podemos provocarla si no tenemos cuidado, chequen este link .

Ahora después del sentimiento que me dio la noticia, les puedo decir que realmente los sentimientos encontrados que tenemos cuando recibimos una noticia de estas no están condicionados a si ya pasamos o no por esta misma experiencia. Creo de hecho que la noticia con mi niña me provocó menos coraje que esta vez! Les digo que me sorprendió. Pero ya ahorita estoy muy tranquila y se que no va a haber menor problema porque si lo de antes era cruzar el océano ahora es cruzar un río pequeño. Estamos preparados, listos, en sintonía, y como siempre que hay un evento así en una pareja que se ama, estamos más unidos y comprometidos con nuestra familia.

Gracias por leer!

Espero sus comentarios!

 

Déjame parir!

21 Ago

Hace ya mucho tiempo que no me doy un espacio para poder escribir… entre ser doctora, madre, esposa, empresaria… hay veces que es difícil poder ser y tener un espacio propio. Pero ahora aquí estoy porque creo que es importante compartir esta nueva experiencia en mi vida.

Hace poco más de 48 horas me convertí en mamá por segunda vez!!! Recibimos en la familia un hermoso niño y de ésto se trata mi relato hoy… de éste parto y el anterior…

Cuando me enteré que estaba embarazada por primera vez, recuerdo que mi primer pensamiento fue “quiero parto en agua” y no descansé hasta que encontré un médico con el cual vibrara yo, que supiera entender lo que yo quería y así conocí a José Luis y todo su maravilloso equipo. Ese embarazo fue muy diferente al segundo. Durante ese embarazo no trabajaba, le dedicaba mucho tiempo a leer cosas relacionadas con parto, crianza con apego, lactancia, yoga para embarazadas, curso psicoprofiláctico, etc… Éste embarazo fue tan diferente: trabajé hasta que me dieron mi incapacidad (42 días antes de la fecha probable de parto), no hice yoga para embarazadas, no tomé el curso psicoprofiláctico, no me di tiempo casi de nada porque no tenía ese tiempo!

Mi primer parto lo planeé cuidadosamente, quería que fuera en agua, en mi casa, con velas, flores, pan de plátano recién hecho, música especial… total, no dejé una sola cosa al “ahí se va!”… y dicen que si quieres hacer reír a Dios, le cuentes tus planes… no fue como yo quería… después de un trabajo de parto en la tina, hubo algunas cuestiones que me obligaron a salirme de la tina y posteriormente a irme al hospital para que me pudieran bloquear y ayudarme a sacar a mi nena. Recuerdo que cuando terminó mi parto le dije a mi doula “Moni, no lo logré” con lágrimas en los ojos. Me sentí muy triste de no poder realizar mi sueño de traer a mi nena al mundo en un parto dócil, en agua, con el menor sufrimiento de transición para ella.

Recuerdo que me preguntaba mucho porqué no había podido dejar a mi cuerpo parir como se debe, qué había bloqueado mi sabiduría interna de mujer, qué había hecho que mi miedo fuera más fuerte que mi voluntad. Culpé mi a mi entrenamiento de doctora, culpé a mi sociedad, el que mi mamá no hubiera podido parir y todos hubiéramos tenido que ser cesárea, culpé a mi útero por no contraerse apropiadamente… hasta que me di cuenta de que era miedo. No me dejé parir por miedo. Miedo a romper muchos esquemas que estaban incrustados en mi mente, miedo al dolor, a que por mi terquedad de querer un parto en agua no estuviera yo viendo los riesgos que ésto implicaba para mi y mi bebé… tantas cosas!

Ésta vez decidí trabajar sólo en eso. En mis creencias limitantes, y ésto es lo que pasó:

Fui el jueves de la semana pasada a mi chequeo de la frecuencia cardiaca fetal, acababa de ir al ultrasonido para revisar que la placenta y líquido amniótico estuvieran bien, donde me enteré que estaban de maravilla! Eso me tranquilizó y me resigné a seguir con mi panzota un poco más de tiempo. Mi gine me preguntó que cuándo nacería el bebé y yo, que siempre supe la respuesta, le dije “el sábado” (sin especificar qué sábado, pero muy segura que sería sábado!). Me sorprendí a mi misma de mi seguridad en la respuesta! Ahí dije “debo dejar a mi cuerpo ejercer su propia sabiduría, así que si me dice que será en sábado, así será y tengo que confiar en eso”.

El viernes fue un día normal, comida en casa de mi mamá, rica plática con la familia, nos regresamos a la casa finalmente a la rutina de siempre, darle de cenar a la nena, bañarla y acostarla. Mis contracciones de Braxton Hicks habían estado como siempre, así que yo estaba tranquila. A las 3:20 am me despertó una contracción más fuerte de lo normal. Desperté a mi marido y decidimos esperar un par de contracciones más. Me preguntó mi marido si ya era hora. Yo estaba asustada porque no me sentía preparada como la primera vez! Pero una vez más decidí dejar que mi cuerpo respondiera y sólo dije “Si te dijera que no, estaría en negación” así que nos preparamos ya para irnos al hospital. Llegamos y todo estaba listo, el equipo médico, con lo que me sentí tranquila. Por como me sentí me dijeron que ya era hora de meterme a la tina, si así quería yo (eran las 5 am), así que decidí que sí. Las contracciones disminuyeron un poco, pero fueron acrecentándose haciéndome incluso pedir un par de veces que ya me hicieran cesárea! no quería más dolor! jajaja Gracias a Dios no me hicieron caso! Mi marido no me vio lo suficientemente convencida y sabía que me arrepentiría después si en ese momento cedía. Estuve viendo el reloj cada ratito, lo cual hacía que el tiempo pasara más lento. Quería yo controlar las cosas, le preguntaba a todos que si no sabían como cuánto faltaba y la respuesta era “lo necesario!” , así que entendí que debía dejar de controlar todo. Cada contracción, mi doula me decía “abre, deja fluir”, así que lo único en mi mente era visualizar cómo debía abrir para dejar fluir. Eso me ayudó muchísimo! Dejarle el control a mi cuerpo. Cuando me revisaron por primera vez (y única), mi dilatación era de 8-9 (ya casi!! el objetivo es 10!!) y me di cuenta de que debía dejarme parir a mi misma, ya no ver el reloj, ya no intentar controlar, sólo visualizar la sabiduría de mi cuerpo… es difícil hacerlo aunque ya hayas tomado la decisión, hay que romper muchos esquemas…No volví a preocuparme (ni me acordé) por el impedimento de parir a mi niña por el dolor de mi útero de la vez pasada, no volví a considerar bloqueo ni cesárea ni nada, sólo dejar fluir, dejarme parir!

Puedo concluir que a partir de ese momento el tiempo pasó rápido, empezaron las contracciones más efectivas y por fin apareció mi muchachote, un hermoso niño de 4.3 kilos, cabezón, que a los 2 minutos ya estaba comiendo mientras nos manteníamos unidos por el cordón umbilical todavía, hasta que éste dejó de latir. Cuando llegó el momento de cortar el cordón, su papá lo hizo y yo estaba muy consciente de que ese sería el último momento en el que estaríamos así de unidos, por un lazo por el que lo mantuve con vida los últimos meses… Agradecí muchísimo esa oportunidad de verle a los ojos y decirle “TE AMO” mientras nos separaban. Algo que no pude hacer la vez pasada y si hubiera sido cesárea, menos hubiera podido!!!

pablo

A las pocas horas de haber parido, tomé un baño y preparamos a nuestro niño para regresar a casa con la princesa y estar en familia.

Al principio me sentía molida, como si me hubieran atropellado! Dormí muy poco, pero de todos modos me sentía bien. Ya incluso hoy, 48 horas posteriores al parto, me siento al 95%! Todavía tengo entuertos, pero ya muy pocos, ya bajó la leche y me siento más feliz que nunca de haber podido realizar la hazaña de parir, sin anestesia, sin prejuicios, sin miedos, sin limitantes mías ni de nadie!

Segundo bebé con problemas de cadera?

1 Jul

Hola! Hace mucho que no escribo, he estado como loca con todo en la casa, el trabajo, mi nena, el embarazo… Pero como ya empezó mi incapacidad, aquí ando de nuevo!

El otro día llevamos a la nena a su control de su cadera, ya desde hace un año nos la habían dado de alta, pero de todos modos es necesario seguir en observación anual unos años más… además de la cadera le revisaron sus pies (yo tenía el temor de que tuviera pie plano, pero no!!) y el doctor no perdió oportunidad para recordarme que este nuevo bebé que viene en camino también debe ser revisado a la brevedad, así que cuando nazca y estemos un poco más acoplados, será hora de llevarlo a sacar su radiografía y valorar si tiene o no su caderita luxada.

Lo he pensado muchas veces, tiene 25% de probabilidad de presentarla, pero la verdad ahorita ya con la experiencia que tengo de lo que se trata, viendo lo bien que le fue a mi nena y lo acoplados que estuvimos los dos papás y demás familiares en llevar a cabo su tratamiento como se debía, no me da el más mínimo temor de empezar a usar el arnés otra vez. De hecho hasta lo guardé por lo mismo!

Pero bueno, sea o no que tenga la luxación y displasia, voy a aprovechar para tomar videos de cómo poner el arnés, bañar al bebé, cargarlo, etc… todas las dudas que han salido a lo largo del tiempo que tiene mi blog, y que he visto que son muy frecuentes, quiero ayudar a más y más papás que se encuentran en la situación que yo ya viví. Es importante que ante esta cuestión estemos tranquilos y podamos ayudar a nuestros hijos lo mejor posible.

Por lo pronto, les agradezco mucho su lectura y les mando un gran beso!

Cómo poner límites?

1 Feb

Como ya les he comentado anteriormente, trabajo en un colegio, y aquí convivo con más de 3 mil niños diario, desde los 2 años 8 meses hasta los 19 años de edad.

Qué observo? Uf, si les contara! Entre todo lo que puedo comentar, es un tema que como mamá que ha decidido criar en apego, me resulta un tema con mucha contradicción: cómo ponerle límites a los hijos?

Obviamente entre tantos alumnos, uno observa de todo, desde los que realmente son bien educados y comportados hasta los que creen que uno está aquí a su merced sin siquiera merecer un “por favor” y un “gracias”. He visto cómo les hablan los hijos a los padres, con aquel despecho y coraje que no puede uno creer que un hijo lo pueda sentir por una madre… pero pues sí los hay!

He visto que los papás tienen muchos problemas para poner límites y establecer fronteras, y también he escuchado a los hijos que lo único que quieren es que sus papás les digan que “no”.

Por esto mismo me cuestiono mi manera de actuar con mi nena, cómo establecer un balance. Es una niña tranquila, no es la típica que hace berrinche en el restaurant o en el super y hay que salir de ahí  con el niño en brazos ante la mirada de todos por el escándalo. Sí de pronto se hace notar y exige atención, obvio! Pero gracias a Dios (y supongo que a la educación que hemos decidido darle), es una niña que se siente amada. Sí le decimos que no a las cosas que no están bien, todavía no tiene un año y siempre da gracias (aunque yo no se lo recuerde) y el por favor y a lo entiende perfecto! (ese sí se lo recuerdo siempre todavía).

Pero por todo ésto, y porque sé que no soy la única mamá con estas dudas, les quiero compartir el punto de vista de la experta!

Poner límites

Cuando yo era niña, era el reinado de los padres. Toda su autoridad se hacía sentir sobre los niños y no había manera de discutir nada. El argumento era siempre, ¡Quiero que hagas las cosas así, simplemente porque yo lo digo y no hay discusión!

niño sentado

Cuando yo tuve hijos, fue el reinado de los hijos. Los educadores y formadores, se orientaron más hacia el respeto a los niños, a dejarlos expresarse, a que pudieran SER y a cuidar que no fueran a experimentar los traumas y las frustraciones que la educación autoritaria había producido.

Ahora observo, mamás y papás que adoran a sus hijos, pero que tienen miedo de poner límites. Es algo así como una línea muy delgada entre: “Hasta dónde le permito para que no se enoje y yo no me sienta culpable…”

Encuentro a papás agotados porque acaban convirtiéndose en los esclavos de sus hijos. No importa qué edad tengan ni unos ni los otros. Se reproduce en todos lados. Muchas veces los hijos se vuelven unos pequeños tiranos. Esto además causa problemas y tensiones entre los padres.

Yo he encontrado que lo que está por debajo de ese miedo a poner límites tiene muchas veces que ver con un miedo a que si lo corrijo o lo regaño, puede ser que no me quiera tanto… que no me considere tan buena (o), o que se enoje conmigo…

La buena noticia para todos los papás es la siguiente:

Poner límites le da seguridad a sus hijos!!!

niño comiendo

Poner límites, le produce una frustración momentánea al niño o niña, pero lo contiene!!!

Poner límites, envía el mensaje de TE QUIERO!!!

Han visto ustedes a un niño(a) que hace un berrinche por horas??? Estoy amplificando, no son horas desde luego, pero sí puede ser algo muy largo! Qué está sucediendo con ese niño(a) a quien no se le detiene? Dentro de él o ella, va creciendo un enorme rencor hacia papá o mamá, empieza a desarrollarse una furia que no sabe cómo contener, porque nadie lo detiene!

Qué preferimos, parar el berrinche pronto y pasar a otra cosa, o dejarlo a que su sentimiento de enojo crezca y crezca? Desde luego que detenerlo!

Podemos decirle: “Entiendo que estés enojado(a), pero esto es lo que vamos a hacer ahora”!

Cuando decimos “Entiendo“, ayudamos a bajar la tensión y a que se sienta comprendido(a), y es diferente a si decimos: “Me tienes harta y no puedo entender qué quieres”!

Otro recurso fallido, es preguntar: Por qué hiciste esto? Si alguien nos pregunta a nosotros, por qué lo hiciste, lo más probable es que no lo sepamos, y tampoco nos sirve de nada saber: ¡porque quise hacerlo! La pregunta sería siempre: Para qué lo hiciste? Eso nos permite tener más elementos de análisis.

Queremos que la personalidad de nuestros hijos florezca y nosotros como padres no queremos impedirlo, queremos que sean felices, queremos que tengan tolerancia a las frustraciones, que no tengan miedos, que sean personas valiosas, que tengan seguridad en ellos mismos… y también como padres, queremos gozar de nuestras propias vidas, armonizando la educación de nuestros hijos con nuestro propio crecimiento personal, nuestro entorno, nuestras relaciones… queremos llegar a nuestro hogar y saber que hay armonía, que la convivencia es agradable… aprendamos entonces a poner límites razonables, de manera que nosotros queramos llegar a nuestra casa, que podamos convivir con nuestros hijos y que ellos florezcan y saquen sus recursos personales para ser felices en la vida.

Estoy segura de que ustedes conocen muchas personas muy valioso(a)s, pregúntense:

¿se formó en base a que nunca lo contradijeran?

Heidi Rangel Knoderer

Psicoterapia Breve

facebook: psicoterapia.breve.online

Qué opinan?

Gracias por leer!

Mamá primeriza embarazada!

31 Ene

Hola a todos!

Hace ya mucho tiempo que no le dedico tiempo a mi blog y vaya que lo extraño! Creo que esta vez lo amerita mucho porque quiero contarles que viene nuestro segundo bebé en camino!! Uf, qué ilusión, qué recuerdos de aquel primer embarazo, qué malestar! jajajaja. He perdido 5 kilos en 20 días de tanta náusea, me siento trapo y soy la más feliz porque tiene una hermosa razón de ser, la más hermosa!

Mi nena ha estado muy chipil, sabe perfecto lo que está pasando, incluso antes que yo! No quiere soltarme ni para ir al baño, me le desaparezco 2 segundos de su vista y bueno, pareciera que la están despellejando viva! Se que es normal y no me queda más que abrazarla y apapacharla para que el cambio que está por vivir en unos pocos meses no sea tan doloroso. El centro de atención se divide en 2! y pues no está acostumbrada.

Hay muchos planes en mi vida en este momento, sigo trabajando en la escuela, iniciaré mi consultorio de medicina general el mes que viene, estamos iniciando negocio familiar… y creciendo la familia! Este 2013 viene con todo!

Ustedes cómo están?

Gracias por leer.

Sueña nena mía, sueña y vuela!

16 Ene

Hace unos días, terminando de bañar a mi nena, me pidió ir a “casita de Omi” (de su abuela). Ya estaba lista para irse a dormir, era domingo y al día siguiente había escuela (para ella y para mí). Me hubiera encantado poderla llevar, ama estar con su Omi, jugar con ella, platicarle, brincar, bailar y que la apapache… pero no se podía, no en ese momento. Entonces sólo se me ocurrió decirle “Claro que si nenita, ahorita que te duermas, puedes ir en tus sueños a casita de Omi, puedes ver a tío Santi, estar con los cachorritos (5 hermosos golden de 6 semanas!), bailar y brincar, papá y mamá pueden estar contigo ahí si quieres. En tus sueños puedes lograr lo que tú quieras! Te puedes ir volando, puedes correr, puedes brincar o puedes bailar hasta llegar a casita de Omi” y me veía muy atenta, yo quiero creer que si me entendió. Quiero creer que puedo inculcarle a mi niña a soñar tan grande y tan alto como su imaginación, y que ésta crezca con cada sueño.

Estoy convencida que los sueños son el gran instrumento de superación y supervivencia, debemos enseñar a nuestros niños a soñar!!

Quiero dejarlos con una excelente aportación de Heidi Rangel:

Los niños y niñas con grandes sueños, son los visionarios del mañana

las niñas con sueños

Ciertamente, que el día a día puede ser agotador y que, por más que nos propongamos estimular a nuestros hijos para desarrollar sus capacidades y talentos, nos rebasan las actividades cotidianas.

Hace poco, leí que Steven Spielberg tuvo una mamá que le permitía rallar las paredes de su casa para que él pudiera “expresar” y desarrollar su creatividad!

Desde luego que, la mayoría de nosotras no estaríamos dispuestas a ofrecer nuestras paredes o nuestras cocinas, para ver si nuestros hijos e hijas acaban convirtiéndose en genios del arte o de la ciencia.

Pero hay cosas que sí podemos hacer, podemos destinar un espacio aunque sea pequeño para que jueguen con plastilina en una tablita, para que armen Legos, para que pinten con crayolas, peguen estampas, que tengan un pizarrón en donde puedan rallar y borrar con gises, que conozcan diferentes texturas y materiales y sobre todo, permitirles que tengan grandes sueños….

Dejarlos y estimularlos para que su imaginación vuele y creen mundos.

Vigilemos nuestros propios miedos.  Cuando tememos que si son demasiado soñadores, serán poco aterrizados en la realidad, es nuestro miedo quien habla.

Quien visualiza con la emoción con la que lo hacen los niños, está creando.

Dejemos que ellos lo hagan.

Celebremos sus logros por pequeños que sean.  Cuando los celebramos, los hacemos sentir importantes y queridos.

Pero por sobre todo, digámosles continuamente que son: hermosos, buenos e inteligentes.  Te imaginas TU, mamá o papá, cómo serías y cómo te sentirías si a ti te hubieran educado así? No tendrías límites autoimpuestos y te sentirías seguro(a) y confiado(a) a más no poder.  Con una certeza interior, de que no hay nada que no puedas realizar!

Construir la autoestima de nuestros niños es quizás una de las obras más importantes que realizaremos en nuestra vida.  Formar a una persona, no es un hecho menor.  Tiene un gran sentido.

mesa pizarrón

 

Heidi Rangel en: www.heidirangelk.com

www.facebook.com/psicoterapia.breve.online

twitter @heidirangelk

El punto de vista de la abuela con respecto a la displasia

10 Ene

Les quiero compartir un escrito que hizo mi mamá al leer varios de los comentarios que han puesto ustedes en éste blog y en la página del facebook. Me parece muy importante que le den una leída y opinen porque está escrito desde la perspectiva de otro miembro de la familia, no sólo es verlo desde el punto de vista de los padres.

Estoy muy feliz de que ya hay tantos y tantos comentarios respecto a las familias que han contado su experiencia de éxito!! Los invito a leer los comentarios de los artículos, son realmente enriquecedores!

Hola, yo soy Heidi, la abuela de Regina

A todas las mamás que comparten con mi hija Karina, la misma condición, una niña o niño con displasia de cadera, les puedo compartir mi experiencia y lo que yo viví y vi desde afuera y que considero que les puede servir a todas y todos ustedes:

1.- Los papás fueron sumamente disciplinados y rigurosos en el uso del arnés

2.- El rebozo (Koalín) que utilizó la mamá, reforzó los resultados

3.- En todo momento mantuvieron la serenidad (durante todos los meses del tratamiento)

4.- Aunque Karina es médico, siempre se apoyaron con el especialista

5.- Toda la familia colaboró para respetar el proceso

6.- Quienes estuvimos más cercanos a Regina, aprendimos a cambiar el arnés, pero nunca lo hicimos a menos que fuera estrictamente necesario

7.- Siempre hablamos con toda naturalidad del asunto, entre nosotros y con las demás personas

8.- No nos dejamos llevar por los comentarios negativos o dudosos de personas que tenían sus reservas acerca de la efectividad del método

9.- Nunca tuvimos “lástima” de Regina

10.- No entramos en pánico cuando tuvimos la noticia inicial por parte del pediatra

11.- La condición de Regina, no impidió ejercer la labor educativa como con cualquier niño normal, es decir, se le pusieron límites, cuando había que ponerlos y cuando era NO, era NO.

Hoy Regina es una niña que corre, juega, sube, baja…. no tiene ninguna secuela ni física ni psicológica, es una niña feliz y segura de sí misma.

Niña sana

Espero que esto les sirva a abuelos y padres y, que como en todo, la manera en como tratemos la situación, repercutirá de manera importante en la autoestima del niño o niña.

Heidi Rangel en:

www.heidirangelk.com

psicoterapia breve

twitter @heidirangelk

mejora tu negocio, en tiempo récord… sin excepción

Papas fritas al horno

29 Oct

Y que me pongo a “taruguear” (término de mi mamá…) en Pinterest y encontré esta recetita deliciosa, se la presumí a mi maridín y también se le antojó… le puso su toque mágico y vaya que resultó deliciosa!! por lo que la quise compartir con ustedes!!

papas fritas al horno… Empezamos cortando las papas en rodajas, pero sin llegar al final, para que por la parte de abajo quedaran todavía unidas

 

las bañamos después en aceite de oliva y las sazonamos con: sal de ajo, romero, orégano, albahaca fresca, pimienta, sal de grano y unos trozos de mantequilla encima para que se derritiera y dejara ese saborcito delicioso!

Estuvieron en el horno al máximo (280ºC)por 40 minutos, durante ese tiempo, las volvimos a “bañar” con el mismo aceite que estaba en el fondo del recipiente, varias veces.

El resultado???

Unas deliciosas papas fritas al horno, con menos grasa que las tradicionales “papas a la francesa”, con más sabor y muy versátiles!

 

Espero que les gusten!!

Si quieren seguirme en Pinterest denle click aquí

Bonita semana!

Colores de fular elástico

22 Oct

Hola todos!

 

Quiero compartirles los colores que tenemos actualmente en nuestros fulares koalín! Estoy muy feliz de poder continuar con este hermoso producto que nos permite estar más cerca y más tiempo en contacto con nuestro bebé!

 

Saludos a todos! Gracias por visitar.Colores disponibles para el koalín

El mejor zapato para tu bebé

1 Oct

Ayer fuimos a consulta con el ortopedista. Fue la consulta de control de mi nena porque ya camina. Desde octubre que no la veía, aquella cita donde nos dijo que ya estaba bien de su caderita peeeero que necesitaba revisarla nuevamente al caminar… Me acuerdo que en ese momento fue un sabor agridulce, de no saber si ya era un definitivo “esto no volverá” o era un “esperemos a ver si camina bien o hay que hacer algo más”.

Esta vez fue diferente, fue un “ya no tiene y no volverá, es un problema que quedó en el pasado”… Ya sabrán lo que sentimos! LIBERTAD, SATISFACCION, AGRADECIMIENTO y AMOR!!

Esta consulta, a la que mi nena entró caminando al consultorio, fue para platicar, en mayor grado, acerca de los zapatos ideales que debíamos comprarle… “Yo digo que las mamás deben elegir la ropa del bebé de la rodilla para arriba, y los papás, de la rodilla para abajo” jajaja, eso dijo, literal! Luego nos lo aclaró bien: “Mamá elige moda, no comodidad, y para un bebé que está aprendiendo a caminar (no sólo el que tuvo luxación y displasia, sino todos los bebés), lo mejor es la comodidad, la seguridad”. TENIS es el zapato ideal. No el típico zapato “ortopédico” que antes se creía idóneo. Lo que necesita el bebé es:

  1. Suela de goma, que no se resbale
  2. Sostén y firmeza (ya sean agujetas – cintas – o velcro, pero que le abracen el pie)
  3. Flexibilidad de la suela (si podemos doblar el zapato con dos dedos, ese es el elegido! Si no, el bebé no podrá caminar adecuadamente).
  4. Siempre usar calcetines (nada de huarache o crocs porque el pie suda y no hay “agarre” del pie al zapato, lo que hace el paso más inestable).

Este es el zapato que NO se debe usar!

 

Idealmente los tenis son los mejores zapatos para aprender a caminar!

Además es importante saber que un niño no “aprende a caminar” en el momento que es capaz de dar sus pasitos, sino que su aprendizaje termina a los 6 años!! Está listo cuando ya sabe caminar con los dos pies hacia el frente y hacia atrás, brincar en dos pies y sobre cada uno independientemente, caminar en puntas, en talones… por eso es que los niños antes de los 6 años tropiezan y caen fácilmente y es importante tener estas consideraciones al comprarles zapatos durante todos estos años!!

Bueno, pues eso me pareció digno de compartir con ustedes!

Espero que estén muy bien… vaya que me había tardado en escribir!

Gracias por leer!

A %d blogueros les gusta esto: