Tag Archives: enfermedad

El fin de la luxación y displasia de cadera

30 Sep
Bebé con arnés de Pavlik

Mi bebé a los 3 meses con su Arnés de Pavlik (en la playa!)

Qué puedo yo decirles hoy?

Que estoy feliz, que me siento llena de vida y de agradecimiento con Dios, con la vida, con el tiempo y con mi nena y su cuerpecito tan maravilloso que respondió de maravilla a su tratamiento!

Ayer fuimos a su cita de control con el ortopedista y nos dio la maravillosa noticia de que ya estaba donde quería que estuviera: perfecta!

Como ya les comenté con anterioridad, la luxación fue diagnosticada a tiempo y bueno, tratada de manera adecuada! Ya no usaremos más el arnés de Pavlik ni ninguna otra cosa. No hay necesidad de usar férula ni mucho menos una cirugía (que era nuestro miedo más grande).

El arnés de Pavlik se convirtió en un gran conocido… le agarramos cariño (y ahora más todavía!). Teníamos toda una rutina para ponérselo: Primero la bañábamos, cosa que disfruta muchísimo, después le pongo su aceite de almendras, la visto y luego empezaba yo a cantarle (a ritmo de la canción de Xuxa): “Ilari lari le, oh oh oh, ilari lari le, oh oh oh, ilari lari lari le vamos vamos todos juntos a ponernos el arnés, ilari lari larile!” y así hasta que lograba acomodarlo perfectamente.

Para qué cantarle? En mi creencia, en mi experiencia, los bebés y niños (e incluso adultos) responden a cómo tú les pintes las cosas. Si les haces ver que es una fiesta, lo sentirán como fiesta. Si lo haces con pesar y lamentos, será un mal rato. Por lo que decidimos mi marido y yo que le haríamos fiesta, para que fuera una celebración a su curación. Y aparentemente lo logramos! Porque el resultado fue maravilloso, fue justo el esperado. Y se logró sin una sola queja de la chaparra, quien vivió con su arnés desde las 6 semanas de vida hasta hace 2 noches, ya habiendo cumplido 7 meses.

De hecho anoche me puse a pensar si no le hará falta, si no sentirá que algo le falta para dormir!

También me puse a platicar con ella, quien con sus ojotes me puso mucha atención, para decirle que teníamos que agradecer a su cuerpo por tan hermosa respuesta! Vaya agradecimiento que hay que darle! No creen? Y si, soltó un gritito divino de emoción!

Como siempre en estos casos, mis recomendaciones son información! Yo se que es difícil a veces, en un mundo en el que todo está aquí en el internet, pero nada se puede comprobar si es cierto o no, saber a quién y qué creer. Pero para mi es vital saber a lo que voy, qué esperar. Y si algo no me convence, pregunto a alguien más e investigo más a fondo.

Estoy abierta a cualquier pregunta con respecto al tema, a la guía y apoyo, porque es un proceso que una vez que acaba, el viaje visto para atrás no es tan pesado, pero en el inter si puede ser abrumador! Hay veces que dan ganas de tirar la toalla… de agarrar a tu bebé, meterlo a bañar y estirarle las piernas! Pero nooooo!!! Hay que ser fuertes, quien está “sufriendo” eres tú, los bebés se acostumbran muy rápido! No lo sufren ellos, no lo sufras tú!

Gracias por leer!

Amebas, amibas

23 Ago

La primera enfermedad de mi bebé fue amebiasis… tenía apenas mes y medio de vida y ya estaba batallando con las malditas entamoebas histolyticas!!

Cómo nos dimos cuenta de que ésto era lo que le pasaba?

Primero: durante 4 o 5 días no pudo hacer popó, estaba muy irritable y su llanto no era normal (el llanto de hambre, sueño o pañal sucio). Le puse un supositorio para ver si podía mejorar el asunto de su estreñimiento y vaya que si! Pero era puuuuro moco!! Así que llevamos la muestra a analizar y salió el resultado:

Presencia de entamoeba histolytica… demonios!

Ahora que? Pues tratamiento… tanto para quitar amibas como para quitar dolor y además restablecerle su flora intestinal. Vaya que batallamos en que se tragara la medicina!

Fueron 10 días de batallar con sus cólicos, la medicina, el estreñimiento… fueron 10 días que cada vez que lloraba o se retorcía del dolor deseaba con todo mi ser que fuera yo quien sufriera y no mi bebé!

Gracias a Dios pasaron los 10 días, pude mantener la lactancia (que fue básica para el apapacho de mi bebé, además de poderle dar todas las defensas que necesitaba!).

Creo yo que es básico como mamá, conocer un poco acerca de lo que está pasando con tu bebé y lo que puedes hacer para defenderlo y tratarlo.

La amebiasis (amibas) son parásitos intestinales muy comunes en nuestro país (México), que se alimentan de nuestro mismo bolo alimentario o de células que tenemos en nuestro cuerpo, se pegan a las paredes del intestino y pueden destruir nuestras células intestinales para pasarse a otros órganos (como el hígado, por ejemplo). Les encanta habitar en el colon. Nos podemos infectar por transmisión de hombre a hombre, por falta de higiene. Se favorece por consumir alimentos no lavados adecuadamente.

El parásito muere con altas temperaturas (Yuhu!!)

Los síntomas y signos de: diarrea con moco y sangre están dados porque, como ya les conté, el parásito se aloja en el intestino, se pega y lastima las paredes del mismo, ocasionando el sangrado y también rompe células que contienen moco… y la diarrea en sí (agua) es porque el intestino se inflama y no puede absorber el agua adecuadamente.

Cómo los encontramos? Con estudio del moco fecal… ahí se ven! (son horrorosos… neh, ni tanto…).

Y el tratamiento es básicamente con metronidazol o algún otro antiparasitario (ojo, no se automediquen, es muy importante!)

Lo mejor aquí es la prevención!

Gracias a Dios mi nena en 10 días estaba bien! Le dimos su antiparasitario, lactobacilos y analgésicos y mejoró! Yo creo que el ingrediente principal fue el amor de mamá y papá y la lactancia materna! ¿ustedes qué opinan?

Gracias por leer!

A %d blogueros les gusta esto: